Días 18 y 19 (01/09/2018-02/09/2018) - Johannesburgo ➞ Zúrich ➞ Barcelona

Johannesburgo

Era nuestro último día de viaje y queríamos aprovechar las pocas horas que nos quedaban. Aunque no madrugamos tanto como días anteriores nos levantamos algo temprano. Desayunamos y fuimos a preguntar a la señora de la casa como podíamos hacer para visitar Soweto. Nos dijo que había unos guías que te llevan a ver el distrito.

Estuvimos mirando como reservar la visita, pero no sabíamos si lo habíamos hecho bien. La dueña de la casa llamó a la agencia para quedar en la puerta de la comisaría a las 10 de la mañana. Como volveríamos más tarde de las 12 teníamos que dejar la habitación antes de irnos. La señora nos dijo que podíamos dejar las mochilas en un pequeño despacho que tenía en el edificio principal.

Esta vez necesitábamos un Uber. Con más tiempo que la tarde anterior, nos registramos para reservar uno. El problema es que solo teníamos dólares americanos, pero no moneda local. La señora de la casa nos dijo que ella podía darnos cambio. Le dimos todos los dólares que llevábamos y redondeó el cambio a favor nuestro, dándonos unos 100 rands sudafricanos de más. Le dijimos que nos estaba dando de más y nos dijo que no pasaba nada, que así tendríamos suficiente.

La señora de la casa era extremadamente amable, no solo nos estaba ayudando sino que hasta parecía que se preocupaba por nosotros. Se esperó a que llegase el Uber y ver que nos subíamos en éste. Nos sabía mal las molestias que se estaba tomando con nosotros, pero ella parecía hacerlo encantada. Le dijimos hasta luego y nos pusimos en dirección a Soweto.

Soweto

Para llegar hasta la comisaría de policía el conductor del Uber tuvo que preguntar. Soweto es un distrito de Johannesburgo, pero es enorme, tanto que podría ser una ciudad. Cuando llegamos a nuestro destino todavía era pronto y decidimos esperar en el parking.

Pasaban más de 30 minutos de la hora acordada para empezar la visita y todavía no había llegado nadie. Optamos por preguntar a un policía que acababa de estacionar su vehículo en el parking. Éste fue muy amable y llamó a la agencia con la que teníamos contratada la visita. Dijeron que habíamos reservado pero no confirmado la asistencia y por eso no había ido nadie. Le dijimos que si podían venir seguíamos interesados.

Con casi una hora de retraso nuestro guía llegó e intentamos negociar con él un descuento en el precio de 1000 rands sudafricanos. El tour era de cuatro horas y al llegar tarde seguramente haríamos tres, o si no tendríamos que acabar más tarde. Como no quiso rebajar nada le dijimos que igualmente queríamos hacer las cuatro horas.

Salimos del parking y empezamos a caminar por uno de los distritos más emblemáticos y poblados de Johannesburgo. También era una de las zonas más pobres de la ciudad. Aquí vivió Nelson Mandela y uno de los puntos de interés de la visita era ver su casa.

Nuestro guía nos dijo que el nombre de Soweto es una conjunción de South West Town. En principio la gente quería otro nombre pero finalmente fue éste el que se acabó adoptando. El distrito estaba formado por cuatro zonas, la norte, la sur, la oeste y la este. En su conjunto era demasiado grande para recorrerlo en una mañana, pero intentaríamos recorrer la mayor parte posible.

Dentro de Soweto podían verse tres clases de barrios, los de clase alta, media y baja. La primera zona que vimos fue la de clase media, donde la gente tenía una casa pagando un alquiler al ayuntamiento. Por lo general no tenían grandes lujos, pero se consideraba que el nivel de vida era aceptable. Aunque como veríamos en casi todas las zonas de Soweto, las calles están muy sucias, llegándose a amontonar grandes cantidades de basura en algunos lugares.

 

Soweto 1

Soweto

 

Soweto 2

Soweto

 

Aunque había barrios de mayor nivel, en esta primera zona que visitamos también encontramos algunas casas de nivel alto. Éstas son más grandes que las primeras y la gente es propietaria de estas casas. Son de las personas con mejor nivel de vida.

 

Soweto 3

Soweto

 

En sus inicios, Soweto se formó por personas que venían a trabajar de la minería y la construcción. Al principio no tenían electricidad y por ese motivo construyeron una central nuclear. En la actualidad la electricidad proviene de otros lugares, pero las grandes chimeneas de la antigua central siguen en pie. Nos acercamos para verlas y poder ver el interior. En una de ellas hay una gran red de protección y se utiliza para que la gente haga puénting desde la cima.

 

Soweto 4

Soweto

 

Seguimos caminando y llegamos a una de las partes más pobres de Soweto. Aquí había como una especie de campamento, donde la gente vivía en chabolas y tenían unos pocos baños comunitarios. Vivía mucha gente en apenas unos cientos de metros cuadrados. Nuestro guía nos dijo si queríamos pasar por al lado o alejarnos. Optamos por lo primero para ver como vivían. No llegamos a entrar en el campamento, pero vimos que la suciedad en aquel lugar era altísima y el nivel de vida bajísimo.

 

Soweto 5

Soweto

 

Sin detenernos demasiado en este último lugar llegamos hasta un barrio más rico. A diferencia de donde habíamos estado apenas unos 15 minutos atrás, aquí había casas grandes y negocios, como restaurantes y tiendas de souvenires. Por el camino, nuestro guía fue parando en varios puntos importantes de la ciudad. En Soweto hubo mucha revolución durante el apartheid, en algunos casos acabó con disparos y algunos muertos. Por todo el distrito hay figuras y escritos que representan lo que pasó y conmemoran a los que murieron aquellos días.

 

Soweto 6

Soweto

 

A los pocos minutos llegamos a la que fue la casa de Nelson Mandela, el famoso expresidente de Sudáfrica. En esta zona había otras casas de antiguos mandatarios del país, pero en la de Nelson es donde se aglomeraban todos los turistas. En toda la mañana apenas habíamos visto ninguno, en cambio, en las puertas de la casa-museo había unos cuantos. Nuestro guía nos dijo que no valía la pena entrar y además había bastante cola, decidimos continuar caminando.

 

Casa de Nelson Mandela

Soweto - Casa de Nelson Mandela

 

El último edificio que visitamos fue un museo. En el exterior había varios monumentos que conmemoraban la democracia del país y a los caídos durante la revolución. Un chico se ofreció a hacernos una visita en el interior del museo, pero declinamos la oferta. Estábamos cansados y consideramos que habíamos tenido bastante durante la mañana. Le dijimos a nuestro guía que preferíamos pedir un Uber para volver a la guest house. Éste muy amablemente nos acompañó hasta un lugar con Wi-Fi para que pudiéramos pedir uno.

 

Soweto 7

Soweto

Johannesburgo

Le dijimos al conductor del Uber que queríamos ir al centro comercial donde habíamos estado la noche anterior. Habíamos visto que había algunos restaurantes y teníamos tiempo de sobra para comer. Cuando llegamos vimos que había unos cuantos abiertos y entramos en el JB's corner que tenía muy buena pinta. Pedimos un solomillo con puré y una ensalada de quinoa para compartir. Estaba todo muy bueno, para despedir el viaje con muy buen sabor de boca.

 

Comida 1

Comida – Solomillo con puré

 

Comida 2

Comida – Ensalada de quinoa

 

Después de comer cogimos otro Uber, había cerca de media hora caminando hasta la casa y este medio de transporte no nos estaba pareciendo nada caro.

Al llegar la señora nos preguntó que tal había ido la visita. Le dijimos que había sido muy interesante, pero estábamos cansados después de más de tres horas de caminata. Le dijimos si podíamos asearnos un poco en algún lugar y nos dijo que podíamos usar su ducha. La habitación donde habíamos estado ya estaba limpia, pero podíamos entrar en su casa sin ningún problema. Nos trajo toallas para que todos pudiéramos ducharnos y algo de fruta y agua.

Después de ducharnos solo quedaba despedirnos. Le dijimos a la señora que estábamos enormemente agradecidos por su hospitalidad y los favores que nos había hecho. Hasta le dijimos que no le habíamos salido a cuenta. Ella nos dijo que eso era lo normal y que estaba todo bien. Esperó hasta que llegó el Uber que nos llevaría hasta el aeropuerto para despedirse de nosotros. Siempre recordaremos a la señora que llegamos a llamar nuestra "mama sudafricana".

Vuelta a casa

Dos semanas llenas de aventuras habían llegado a su fin. Habíamos vivido algunos imprevistos durante el viaje, la mayoría relacionados con el vehículo que habíamos alquilado, pero compensaba con creces la gran cantidad de animales que habíamos visto. También vimos cielos completamente estrellados en los parques de Botsuana. Además, visitar una de las grandes cataratas del mundo es toda una experiencia. En general el viaje tenía una valoración muy positiva.

En el aeropuerto facturamos las maletas. Como teníamos tiempo pasamos a comprar algunos souvenires que no habíamos podido comprar en la ciudad. Después fuimos a tomar un café para hacer tiempo. La chica de facturación nos había dicho la hora en que cerraban la puerta de embarque, cuando lo habitual es que digan la de apertura. Por tanto, cuando íbamos para la puerta pensando que íbamos sobrados, un chico salió corriendo, diciéndonos que si íbamos a Zúrich. Le dijimos que ese era nuestro avión y nos dijo que corriésemos porque en dos minutos cerraban la puerta. Tuvimos que correr para llegar a tiempo de subir al avión. Es la primera vez que nos pasa algo parecido y todo por un malentendido con la chica de facturación.

El avión despegó y al poco rato nos sirvieron la cena. Teníamos calculado que si dormíamos después de cenar, tendríamos unas 6 horas para dormir antes de aterrizar. Así lo hicimos o por lo menos lo intentamos, algunos con más suerte que otros.

Llegamos a Zúrich a la mañana siguiente, donde tampoco pudimos relajarnos mucho porque la escala no era muy larga. Teníamos que recorrer parte del aeropuerto para subir al último avión del viaje, con destino a Barcelona para llegar finalmente a casa.

 

Día 17

 

Volver al menú Botsuana, Victoria Falls y Johannesburgo

 

Comparte este post en tus Redes Sociales

0
0
0
s2smodern

Escribir un comentario

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Responsable: Sergio Lluch Guirado (Juntosxelmundo)

Finalidad: Moderar y responder comentarios de usuarios.

Legitimación: Consentimiento del interesado.

DESTINATARIOS: No se cederán a terceros salvo obligación legal.

DERECHOS: Puedes ejercitar en cualquier momento tus derechos de acceso, rectificación, supresión, oposición y demás derechos legalmente establecidos a través del siguiente e-mail: info@juntosxelmundo.es.

INFORMACIÓN ADICIONAL: Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos aquí


Código de seguridad
Refescar

Síguenos en...

instagram     facebook     twitter     mail

WEBS VIAJERAS AMIGAS

SUSCRÍBETE AQUÍ

¿Quieres recibir nuestra newsletter?

captcha 

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Responsable: Sergio Lluch Guirado (Juntosxelmundo)

Finalidad: Gestionar y enviar información de boletines y promociones a través de correo electrónico.

Legitimación: Consentimiento del interesado.

DESTINATARIOS: No se cederán a terceros salvo obligación legal.

DERECHOS: Puedes ejercitar en cualquier momento tus derechos de acceso, rectificación, supresión, oposición y demás derechos legalmente establecidos a través del siguiente e-mail: info@juntosxelmundo.es.

INFORMACIÓN ADICIONAL: Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos aquí

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener "Más información".