Día 11 (20/03/2018) - Punakaiki ➞ Westport ➞ Marahau

Punakaiki

Para hoy teníamos de nuevo una etapa bastante completa. Y es que pretender recorrer gran parte de un país como Nueva Zelanda en 16 días es muy complicado. Queríamos llegar hasta Marahau, entrada del Parque Nacional de Abel Tasman y situado a unos 300 kilómetros de Punakaiki. Además, por el camino queríamos hacer algunas paradas, la mayoría de ellas en las cercanías del pueblo de Westport.

Nos pusimos en marcha, como cada día, después de desmontar la cama, desayunar y dejar todo recogido para que nada saliera volando durante la conducción. Solo teníamos media hora de camino hasta la primera visita del día, pero fue inevitable detenerse en un mirador con el nombre de natural bare rock. Una combinación de playa, roca y vegetación que componían una bonita imagen.

 

Natural bare rock 2

Natural bare rock

Mina Mitchell

Unos amigos nos habían recomendado visitar la mina Mitchell. Éste no es un lugar que aparezca en las guías, pero es una visita muy interesante. Cuando llegamos a la caseta de entrada no había nadie. Había un bote para dejar el dinero de la entrada y un cartel que ponía el precio. Sorprende lo confiados que son en este país. Sin tiempo a sacar el dinero para pagar, apareció el hombre que dirige el lugar.

Nos dio una explicación de como recogían el oro y otros minerales. Para separar algunos de ellos utilizaban magnetita y nos dijo que la extraían de la costa de Charleston, el pueblo por el que habíamos pasado apenas 5 minutos antes. Nos dijo que valía la pena visitar la Constant and Joyce bays. Después de las explicaciones, pagamos la entrada y accedimos al recinto.

 

Mina Mitchell 1

Mina Mitchell - Entrada

 

A diferencia de las minas que habíamos visitado el día anterior, aquí no había representado un pueblo de la época. Directamente estaban las minas que explotaron. Había vagonetas y railes por donde se movían, invadidas por la vegetación después de tantos años de inactividad.

 

Mina Mitchell 2

Mina Mitchell - Vagoneta

 

A los pocos minutos llegamos a las minas, que en esta ocasión se podían recorrer. O por lo menos algunas de ellas. Eran pasillos más altos que anchos y con aberturas en muchas de las paredes. La roca estaba perforada por gran cantidad de pequeños pasillos, que se abrieron para buscar oro y otros metales valiosos. El recorrido no es muy largo, volvimos al exterior y continuamos el camino envueltos de árboles. Llegamos a un pequeño solar y vimos que enfrente había una roca con múltiples aberturas. Todas ellas daban al mismo túnel.

 

Mina Mitchell 3

Mina Mitchell

 

Recorrimos este segundo pasillo y volvimos cerca de la entrada. Antes de salir, tenían unas pequeñas casetas con multitud de herramientas que se utilizaban para la extracción del preciado oro. Había un letrero donde se pedía no tocar nada, eso no nos impedía acercarnos para ver de cerca los diferentes utensilios. Continuamos caminando y llegamos al parking que estaba cerca de la caseta de entrada.

 

Mina Mitchell 4

Mina Mitchell

Charleston

Tal como nos había recomendado el señor que dirigía la mina, fuimos al pueblo de Charleston. Cuando alguien que vive en el país te recomienda algo hay que hacerle caso. No tardamos en llegar a un parking cerca de la costa, donde había una zona de picnic y unos baños. Había señalizado un camino circular para recorrer la bahía.

Como nos había pasado con la mina, Constant and Joyce bays no nos aparecía en ninguna guía, pero es un lugar que vale mucho la pena visitar. No se tarda más de 20 o 30 minutos en recorrer y ofrece unas vistas magníficas. Llegamos frente al mar donde las olas pegaban en las rocas. Por las explicaciones que nos habían dado en la mina, debía ser de donde extraían la magnetita.

 

Constant and Joyce Bays 1

Constant and Joyce bays

 

Constant and Joyce Bays 2

Constant and Joyce bays

 

Para continuar el camino había que pasar un tramo por encima de las rocas. Llegamos a otra parte donde éstas no estaban tan afiladas y las olas no pegaban tan fuerte. También vimos que el color de la roca era diferente. En la primera parte eran marrones y en esta segunda estaban más ennegrecidas. Nos fuimos contentos por descubrir este lugar que no teníamos planificado y que nos había ofrecido un agradable paisaje.

 

Constant and Joyce Bays 3

Constant and Joyce bays

Cape Foulwind

De camino a cabo Foulwind llegamos a una bifurcación. En una dirección indicaba nuestro destino, en la opuesta la siguiente parada que queríamos realizar. Nos decantamos por seguir nuestra idea de ver primero cabo Foulwind. Cuando dejamos la autocaravana y empezamos a caminar, nos encontramos con la pareja vasca que habíamos conocido en Fox. Ellos ya habían acabado la visita y continuaban hacía Marahau.

Por nuestra parte, continuamos hasta el faro. El último tramo para subir a éste es un poco complicado. Tuvimos que subir por unas rocas que había entre los arbustos. Desde aquí había unas bonitas vistas. Siguiendo el camino se podía llegar hasta la colonia de focas, pero la caminata era de aproximadamente una hora. Decidimos desandar el camino y llegar en nuestra casa con ruedas.

 

Cabo Foulwind 2

Cape Foulwind - Faro

 

Cabo Foulwind 3

Cape Foulwind

Seal colony

Tuvimos que volver a la bifurcación e ir en la otra dirección para llegar hasta la Seal colony. Caminamos por un corto paseo que llegaba hasta un mirador. En éste había un buen grupo de turistas. No estábamos encontrando a grandes aglomeraciones de gente durante el viaje y nos sorprendió encontrar a más de veinte personas en este lugar.

Desde aquí se veían unas rocas que salían del mar, donde viven un grupo numerosos de focas. Algunas dormían, otras buscaban comida, pero la mayoría de ellas parecían estar jugando. Había una zona donde las olas llegaban levemente y formaba una piscina. Aquí estaban nadando unas pocas focas. Pasamos un buen rato observando el comportamiento de estos animales hasta que decidimos irnos.

 

Seal colony 2

Seal colony

 

Seal colony 3

Seal colony

Westport

Estábamos cerca de Westport y era la hora de comer. Aprovechamos que estábamos en zona de costa para probar uno de los pocos platos típicos del país, el fish & chips. Esta comida en realidad es heredada de la cultura inglesa, pero la gastronomía del país no es que sea muy amplía. Sin saber muy bien que restaurante escoger entramos en el PR's café. Fue un acierto porque el fish & chips que probamos estaba muy bueno. Dos de estos platos y un agua nos costaron 43,5NZD (cerca de 26€ al cambio).

 

Comida

Fish & chips

 

El resto del día lo teníamos para llegar hasta Marahau, que según nuestro GPS estaba a unas 3 horas y media de camino. Como no era demasiado tarde, decidimos recorrer un poco el pueblo. La arquitectura era similar a los que ya habíamos visitado. Y como el resto de localidades de este país, a excepción de Queenstown, las calles estaban prácticamente desiertas. Pasamos también por un campo de rugby, donde un equipo femenino estaba entrenando. Éste es el deporte principal del país.

 

Westport 1

Westport

 

Westport 3

Westport

 

Antes de abandonar Westport fuimos en dirección a la desembocadura del río. Pasamos primero por un puerto donde había un buen número de barcas. Siguiendo las indicaciones del GPS conseguimos llegar a un espigón, se podía llegar hasta cerca del final con la autocaravana. La dejamos aparcada en un punto donde se podía dar la vuelta y fuimos caminando hasta el final. Aquí desemboca el río Buller y pudimos ver donde confluían las olas del mar y el agua que descendía de las montañas. También había una roca con placas, en memoria a la gente que había muerto en estas aguas.

 

Westport 4

Westport

 

Desembocadura rio Buller 1

Desembocadura del río Buller

Garganta Buller

Podríamos dividir el trayecto que nos quedaba para la tarde en dos tramos. El primero de ellos discurría por la garganta Buller, que nos regaló unos de los mejores paisajes del viaje. Conforme íbamos avanzando la S6 se adentraba más en la montaña, lo que provocaba que tuviéramos que ir más lentos.

 

Garganta Buller 1

Garganta Buller

 

Como nos había pasado en otras carreteras, no pudimos evitar detenernos en unos cuantos miradores para disfrutar de las vistas. A ambos lados de la S6 había un bosque muy verde. Hubo un pequeño tramo donde había un solo carril y tuvimos que esperar nuestro turno para pasar. Justo después de este punto había un mirador, donde encontramos otros dos vehículos detenidos contemplando una curva del río. Continuábamos ascendió por la montaña y cada vez veíamos la garganta Buller desde más alto. No por ello los paisajes eran menos impresionantes.

 

Garganta Buller 2

Garganta Buller

 

Garganta Buller 3

Garganta Buller

 

En otra de las paradas que hicimos había un camino que llevaba hasta el río Lyell. Tan solo había que caminar unos 5 minutos para llegar. Éste era más pequeño que el Buller y quedaba prácticamente tapado por la vegetación. Tocamos el agua y estaba muy fría.

 

Rio Lyell 2

Río Lyell

Murchison

Cuando llevábamos un par de horas de conducción llegamos al pequeño pueblo de Murchison y decidimos hacer una pequeña parada. Tenía el aspecto de una localidad estadounidense, como las que se ven en algunas películas. Como no se veía nada interesante, entramos en un bar a tomar un café y merendar algo. Estuvimos poco rato antes de continuar nuestro camino, suficiente para despejarnos un poco de la conducción y poder continuar mejor nuestro camino.

 

Murchison 1

Murchison

Marahau

El resto del trayecto cambiaba un poco. Dejábamos de lado el río Buller y la S6 empezaba a discurrir a través de valles, lo que mejoraba la carretera. Como nos encontramos en muchos otros momentos del viaje, había un letrero que decía que las carreteras de Nueva Zelanda son diferentes y hay que tomarse un tiempo extra. Esto era totalmente cierto, nosotros nos detuvimos infinidad de veces durante el viaje para disfrutar del paisaje y sacar fotos de las carreteras.

 

Cartel

Cartel

 

El paisaje había cambiado un poco. Ahora veíamos muchas granjas y animales pastando. Pero también había zonas donde podían verse bonitas vistas con montañas.

 

De Murchison a Marahau 2

De Murchison a Marahau

 

Antes de llegar a Nelson tomamos otra carretera que se bifurcaba hacia la izquierda en dirección a Marahau. Al principio no entendíamos por donde nos hacía ir el GPS. En vez de ir cerca de la costa cruzando los pueblos, nos hizo ir por una carretera que iba por zona de campos de cultivo. Cuando llegamos a Motueka había dos posibles caminos, pero uno de ellos estaba en obras. Así que fuimos por el otro, que pasaba por el pueblo costero de Kaiteriteri. La carretera por este lado no era muy buena, con tramos donde había que ir a 20 km/h.

Llegamos algo más tarde de lo esperado a Marahau. Fuimos a la oficina de turismo que estaba frente a uno de los pocos campings que había. Cerraban en 5 minutos, habíamos llegado justo a tiempo. Preguntamos por información para visitar al día siguiente el Parque Nacional de Abel Tasman. También pagamos la noche del camping con electricidad para recargar la batería.

Después de aparcar nuestro vehículo fuimos a ver donde estaban las duchas. Al lado de éstas, estaba la habitación con lavadoras y la cocina-comedor. En una de las mesas estaba cenando la pareja vasca que habíamos conocido dos días atrás. Estuvimos hablando un poco con ellos, al día siguiente teníamos la misma idea de visitar en kayak la reserva natural. También nos explicaron que las duchas iban con monedas, pero que con 1NZD daba tiempo para ducharse. Pasamos el resto de la tarde noche entre darnos un baño, poner una lavadora y cenar en las instalaciones del camping.

 

Día 10Día 12

 

Volver al menú Nueva Zelanda e Islas Cook

 

Comparte este post en tus Redes Sociales

0
0
0
s2smodern

Escribir un comentario

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Responsable: Sergio Lluch Guirado (Juntosxelmundo)

Finalidad: Moderar y responder comentarios de usuarios.

Legitimación: Consentimiento del interesado.

DESTINATARIOS: No se cederán a terceros salvo obligación legal.

DERECHOS: Puedes ejercitar en cualquier momento tus derechos de acceso, rectificación, supresión, oposición y demás derechos legalmente establecidos a través del siguiente e-mail: info@juntosxelmundo.es.

INFORMACIÓN ADICIONAL: Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos aquí


Código de seguridad
Refescar

Síguenos en...

instagram     facebook     twitter     mail

SUSCRÍBETE AQUÍ

¿Quieres recibir nuestra newsletter?

captcha 

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Responsable: Sergio Lluch Guirado (Juntosxelmundo)

Finalidad: Gestionar y enviar información de boletines y promociones a través de correo electrónico.

Legitimación: Consentimiento del interesado.

DESTINATARIOS: No se cederán a terceros salvo obligación legal.

DERECHOS: Puedes ejercitar en cualquier momento tus derechos de acceso, rectificación, supresión, oposición y demás derechos legalmente establecidos a través del siguiente e-mail: info@juntosxelmundo.es.

INFORMACIÓN ADICIONAL: Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos aquí

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener "Más información".